Nuevas formas de aprender

Durante el trayecto de la vida humana se han presentado acontecimientos que permiten a los especialistas identificar el determinante histórico, la concepción y los aspectos que predominaron en ciertos momentos o periodos en la historia del hombre y que han influido en la conformación de las sociedades actuales. Así tenemos por ejemplo que desde mediados del Siglo XV la imprenta de Juan Gutenberg es uno de los referentes del avance que permitió la transmisión del conocimiento y la apertura a una sociedad desinformada, a saber y conocer. Se estableció entonces como determinante histórico el gran paso que dio la sociedad, de la cultura oral a la cultura escrita . En el siglo XX se tiene como determinante el auge de la tecnología y el desarrollo de Internet que dieron origen a la sociedad de la información y la comunicación y posteriormente, casi de inmediato, a la sociedad del conocimiento, dos sociedades que desde inicios del siglo XXI han compartido aspectos culturales, económicos y educativos, y que en este último han surtido una gran influencia en las formas de enseñanza-aprendizaje.

Con el incremento de las maneras en que las personas pueden comunicarse, las capacidades de aprendizaje mejoran debido a la facilidad de encontrar tipos de enseñanza apropiada para las competencias de cada individuo. En ese sentido una de las alternativas de aprendizaje para aquellas personas que les es difícil acceder o asistir a la universidad convencional es el desarrollo de ambientes de aprendizaje virtual. Es el caso de los cursos abiertos masivos en línea a los cuales se les ha denominado MOOC, que permiten a una multitud aprender de menar abierta y en línea sin la necesidad de acudir a un espacio físico.

En específico las TIC, son las que ofrecen nuevas perspectivas y despiertan inquietudes para el proceso de enseñanza-aprendizaje, donde la interactividad que ofrece internet es determinante para llevar a la práctica del aprendizaje en línea, así como la aparición de nuevos usuarios potenciales que podrían estudiar por este medio. Esto significa un trascendental cambio de paradigma en las teorías y modelos educativos, los cuales surgieron hace siglos, creados específicamente para la educación presencial,  y que ahora son retomados, adaptados o sustituidos para su uso en la educación virtual.  Tal es el caso de los MOOC que por sus características (centrados en el contenido, en las conexiones o en la tarea) han cobrado cierta relevancia dentro del e-learning (aprendizaje en línea).

Así, el viejo modelo educativo consistente en trasmitir el conocimiento, la cultura y valores en forma unidireccional, es decir del docente hacia el estudiante, y que solamente se concebía un espacio físico para desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje, ha sido cambiado por un modelo donde la educación es dirigida a apoyar al estudiante para que aprenda  a partir de los conocimientos que ellos necesitan.

El video “propuestas en la red” elaborado por el Dr. Francisco Morfín, ofrece varias propuestas de aprendizaje en línea; una de ellas son los MOOC. Además permite apreciar cada una de las características de los cursos abiertos en línea y cómo es que el aprendiz puede integrarse a ellos de acuerdo a lo que está necesitando aprender.

Me llamó la atención durante la reproducción del video el tema de Wheeler: la pedagogía de la abundancia y cómo se dan las transformaciones de la academia a partir de tres elementos de las TIC, lo digital, lo enredado y lo abierto. De acuerdo con el doctor Morfín, Wheeler asegura que la universidad moderna (se refiere a la que aprovecha las tic para propiciar el aprendizaje masivo) es una solución a la economía de las escasez, ya que además de las tecnologías de la información y la comunicación el modelo educativo centrado en el estudiante propicia ambientes de aprendizaje generados por el propio estudiante.

Hoy los estudiantes ya no son como hace décadas; ahora bajan música, textos y videos de lo que hoy llaman “la nube”, chatean todos los días, se inscriben en redes sociales, leen y comentan cada semana en sus foros. A estos nuevos estudiantes, en su mayoría jóvenes, ¿qué puede interesarles una enseñanza tradicional? y no porque la escuela no les interese y mucho menos estudiar; las experiencias de los jóvenes con la tecnología fuera de la escuela son muy diferentes a las que viven dentro de ella. Estos individuos, nacidos en una sociedad donde la tecnología es un factor predominante, han aprendido lo necesario para moverse por la red; y es ahí donde buscan aprender.


Pensar en la red; las redes sociales en educación

El video me abrió un panorama distinto con respecto a las redes sociales y mi red personal de aprendizaje.

Aquí expongo los aspectos que para mí son relevantes.

Las redes sociales no son cosa de las tecnologías de la información y la comunicación como se piensa la mayoría de las veces. Las redes sociales no son Facebook, Tweter, In; etc., las redes sociales son las personas que se están relacionando entre ellas, dentro de una misma comunidad o fuera de ésta, es decir las redes sociales siempre han existido, sólo que con el desarrollo de la tecnología se hace más fácil las relaciones.

Facebook, Twter, In son representaciones de redes sociales, es decir representan a personas que se están relacionando de diferentes maneras, intercambio de información, imágenes, videos, charlas cotidianas, etc., Más bien son el medio por el cual se transmite el mensaje. Las redes sociales están en el entorno, son parte del tejido social.

Existen varios tipos de redes sociales: centralizada, descentralizada y distribuida, cada una de ellas tiene sus propias características y propósitos.

Estamos inmersos en una red social humana.

¿Cómo aprovechar las redes sociales?

La tecnología sirve como mediador.

Facebook, Tweter, In, etc. son plataforma de redes sociales, que permiten mapear y ampliar la red personal de aprendizaje

Se deben de aprovechar las plataformas para un mejor acceso a información.

No hay que ser pasivos, hay que producir/publicar nueva información, ser participantes.

Se debe compartir conocimientos y ampliar horizontes.

150 personas son la cantidad en promedio con las que un individuo puede mantener relaciones interpersonales eficientes.

La cantidad de personas en una red impacta en la calidad de las relaciones que se establecen con cada uno.

Para establecer nuevas relaciones con otras personas es necesario abandonar a algunas con las que ya se tenía una relación.

La centralización del aprendizaje también se da a través del uso de la tecnología.

Se debe generar nuevas conexiones y llevarlas a la práctica. El reto es lograr que dentro del aula los grupos separados por afinidad logren conectarse con los otros grupos.


Pensar en la red; las redes sociales en educación

El video me abrió un panorama distinto con respecto a las redes sociales y mi red personal de aprendizaje.

Aquí expongo los aspectos que para mí son relevantes.

Las redes sociales no son cosa de las tecnologías de la información y la comunicación como se piensa la mayoría de las veces. Las redes sociales no son Facebook, Tweter, In; etc., las redes sociales son las personas que se están relacionando entre ellas, dentro de una misma comunidad o fuera de ésta, es decir las redes sociales siempre han existido, sólo que con el desarrollo de la tecnología se hace más fácil las relaciones.

Facebook, Twter, In son representaciones de redes sociales, es decir representan a personas que se están relacionando de diferentes maneras, intercambio de información, imágenes, videos, charlas cotidianas, etc., Más bien son el medio por el cual se transmite el mensaje. Las redes sociales están en el entorno, son parte del tejido social.

Existen varios tipos de redes sociales: centralizada, descentralizada y distribuida, cada una de ellas tiene sus propias características y propósitos.

Estamos inmersos en una red social humana.

¿Cómo aprovechar las redes sociales?

La tecnología sirve como mediador.

Facebook, Tweter, In, etc. son plataforma de redes sociales, que permiten mapear y ampliar la red personal de aprendizaje

Se deben de aprovechar las plataformas para un mejor acceso a información.

No hay que ser pasivos, hay que producir/publicar nueva información, ser participantes.

Se debe compartir conocimientos y ampliar horizontes.

150 personas son la cantidad en promedio con las que un individuo puede mantener relaciones interpersonales eficientes.

La cantidad de personas en una red impacta en la calidad de las relaciones que se establecen con cada uno.

Para establecer nuevas relaciones con otras personas es necesario abandonar a algunas con las que ya se tenía una relación.

La centralización del aprendizaje también se da a través del uso de la tecnología.

Se debe generar nuevas conexiones y llevarlas a la práctica. El reto es lograr que dentro del aula los grupos separados por afinidad logren conectarse con los otros grupos.


Metaforas del aprendizaje

El video “Metáforas del aprendizaje” me gustó mucho, realmente lo relacioné con las teorías del aprendizaje que se han manejado como el conductismo, el constructivismo y actualmente la educación por competencias.

Vigotski habla sobre la mediación como estrategia que permite potenciar el aprendizaje, explica cómo el alumno puede llegar de la Zona Real a la Zona Potencial con la ayudad de mediadores: docentes, alumnos, herramientas; a lo que llama Zona de Desarrollo Próximo.


Metaforas del aprendizaje

El video “Metáforas del aprendizaje” me gustó mucho, realmente lo relacioné con las teorías del aprendizaje que se han manejado como el conductismo, el constructivismo y actualmente la educación por competencias.

Vigotski habla sobre la mediación como estrategia que permite potenciar el aprendizaje, explica cómo el alumno puede llegar de la Zona Real a la Zona Potencial con la ayudad de mediadores: docentes, alumnos, herramientas; a lo que llama Zona de Desarrollo Próximo.

Una metáfora se utiliza para dar significado a algo de una manera más estética o entendible. Con respecto al aprendizaje prodríamos decir que una persona está “llena” de conocimiento para decir que es una persona con mucho conocimiento.


Relatos en torno a las TIC y la educación a distancia

Uno de mis primeros acercamientos con la tecnología no fue con la computadora, fue con la máquina de escribir por allá en 1989 cuando el maestro de Técnicas de Investigación Documental nos dejó hacer un trabajo en equipo. Esa era la tecnología más avanzada par mí, la llamada imprenta portátil. Pero no era cualquier máquina era una eléctrica que podía escribir más rápido que las mecánicas, ésas las usaban los adultos yo era un adolescente en esa época.

Recuerdo que escribía oprimiendo las teclas con dos dedos: el mayor de la mano derecha y el índice de la izquierda (todavía lo hago en la compu). Para obtener dos copias del documento tecleado debía colocar entre las hojas un papel carbón. No como ahora que sólo das (ctrl + p), y en copias sólo escribes el número de copias que quieras. Recuerdo que para borrar una letra o palabra  debía utilizar una pequeña tarjeta con pintura blanca: la colocabas sobre la palabra errónea, oprimías y ésta quedaba pintada de blanco, no como se hace hoy, sólo le das a la tecla retrocesos y listo desaparece el error.

Al parecer soy parte de la generación X, esa que vivió la llegada del internet; de los primeros en estudiar utilizando las herramientas informáticas y la última en usar las tradicionales como la máquina de escribir. Suelo tener el hábito de la investigación y creo poco de lo que se publica en Internet abierto, creo en los amigos reales más que en los virtuales.

En la escuela mis presentaciones las hacía en proyector de acetatos, no llegaba al aula el famoso cañón, ni las Laptop para realizar presentaciones en PPT o Prezi, no se utilizaba aún las animaciones ni el multimedia, el video era Beta y empezaba el VSH. Las clases eran de corte tradicional, el maestro se paraba enfrente y nosotros poníamos atención, el aprendizaje se desarrollaba de manera directa, las fuentes de información predominantes eran las bibliotecas y los libros.

Realmente creo que mi aprendizaje se dió en un entorno de transición generacional (Generación X-Generación Net). Nunca cuestioné mi forma de aprender, viví lo que correspondía a la época, nunca pregunté si existirían las herramientas tecnológicas que utilizo hoy en día para aprender y enseñar; claro que me hubieran ahorrado mucho trabajo y tiempo a la hora de hacer tareas y redacciones.

Recuerdo una presentación que hice en la licenciatura de historia sobre las civilizaciones antiguas, utilice el proyector de acetatos, fue una gran experiencia para mí ¡estaba utilizando tecnología! sentí que exponía con la capacidad más avanzada ya que mis compañeros lo hicieron en cartulinas, el propio maestro se sentía satisfecho.

No todo fue gloria durante mi escolarización, llegó el momento de utilizar el ordenador para generar mis escritos y presentarlos a mi maestro. La pantalla de la computadora en ese tiempo era monocromática parecida a un televisor,  no como el de hoy de pantalla plana a color y tecnología led. Seguía utilizando dos dedos para escribir, no tenía salida a Internet por lo cual no existía el copia y pega, pero no por eso el plagio dejaba de practicarse.

Con respecto a la educación en línea, realmente es difícil distinguir una clase virtual de una presencial, lo único que los diferencia es la tecnología, pero hasta el día de hoy no he recibido un curso que sea haya diseñado totalmente para su aplicación en línea.

¿Qué quiero decir con esto? que actualmente la mayoría de las instituciones educativas están adoptando y trasladando los cursos presenciales a plataformas educativas que permiten ofertar educación en línea y ponerlas a la vanguardia. No se cuestionan por las necesidades de los clientes (estudiantes) y clases que requieren la presencia del docente, están consideradas en una modalidad en línea con un modelo de aprendizaje autodirigido.

He tenido buenas experiencias con la educación a distancia, no voy a negarlo. Como estudiante y como maestro he sufrido los obstáculos de la brecha generacional y tecnológica de mi generación (X), sin embargo, me adapto cada día a las exigencias del entorno donde interactúo.


Relatos en torno a las TIC y la educación a distancia

Uno de mis primeros acercamientos con la tecnología no fue con la computadora, fue con la máquina de escribir por allá en 1989 cuando el maestro de Técnicas de Investigación Documental nos dejó hacer un trabajo en equipo. Esa era la tecnología más avanzada par mí, la llamada imprenta portátil. Pero no era cualquier máquina era una eléctrica que podía escribir más rápido que las mecánicas, ésas las usaban los adultos yo era un adolescente en esa época.

Recuerdo que escribía oprimiendo las teclas con dos dedos: el mayor de la mano derecha y el índice de la izquierda (todavía lo hago en la compu). Para obtener dos copias del documento tecleado debía colocar entre las hojas un papel carbón. No como ahora que sólo das (ctrl + p), y en copias sólo escribes el número de copias que quieras. Recuerdo que para borrar una letra o palabra  debía utilizar una pequeña tarjeta con pintura blanca: la colocabas sobre la palabra errónea, oprimías y ésta quedaba pintada de blanco, no como se hace hoy, sólo le das a la tecla retrocesos y listo desaparece el error.

Al parecer soy parte de la generación X, esa que vivió la llegada del internet; de los primeros en estudiar utilizando las herramientas informáticas y la última en usar las tradicionales como la máquina de escribir. Suelo tener el hábito de la investigación y creo poco de lo que se publica en Internet abierto, creo en los amigos reales más que en los virtuales.

En la escuela mis presentaciones las hacía en proyector de acetatos, no llegaba al aula el famoso cañón, ni las Laptop para realizar presentaciones en PPT o Prezi, no se utilizaba aún las animaciones ni el multimedia, el video era Beta y empezaba el VSH. Las clases eran de corte tradicional, el maestro se paraba enfrente y nosotros poníamos atención, el aprendizaje se desarrollaba de manera directa, las fuentes de información predominantes eran las bibliotecas y los libros.

Realmente creo que mi aprendizaje se dió en un entorno de transición generacional (Generación X-Generación Net). Nunca cuestioné mi forma de aprender, viví lo que correspondía a la época, nunca pregunté si existirían las herramientas tecnológicas que utilizo hoy en día para aprender y enseñar; claro que me hubieran ahorrado mucho trabajo y tiempo a la hora de hacer tareas y redacciones.

Recuerdo una presentación que hice en la licenciatura de historia sobre las civilizaciones antiguas, utilice el proyector de acetatos, fue una gran experiencia para mí ¡estaba utilizando tecnología! sentí que exponía con la capacidad más avanzada ya que mis compañeros lo hicieron en cartulinas, el propio maestro se sentía satisfecho.

No todo fue gloria durante mi escolarización, llegó el momento de utilizar el ordenador para generar mis escritos y presentarlos a mi maestro. La pantalla de la computadora en ese tiempo era monocromática parecida a un televisor,  no como el de hoy de pantalla plana a color y tecnología led. Seguía utilizando dos dedos para escribir, no tenía salida a Internet por lo cual no existía el copia y pega, pero no por eso el plagio dejaba de practicarse.

Con respecto a la educación en línea, realmente es difícil distinguir una clase virtual de una presencial, lo único que los diferencia es la tecnología, pero hasta el día de hoy no he recibido un curso que sea haya diseñado totalmente para su aplicación en línea.

¿Qué quiero decir con esto? que actualmente la mayoría de las instituciones educativas están adoptando y trasladando los cursos presenciales a plataformas educativas que permiten ofertar educación en línea y ponerlas a la vanguardia. No se cuestionan por las necesidades de los clientes (estudiantes) y clases que requieren la presencia del docente, están consideradas en una modalidad en línea con un modelo de aprendizaje autodirigido.

He tenido buenas experiencias con la educación a distancia, no voy a negarlo. Como estudiante y como maestro he sufrido los obstáculos de la brecha generacional y tecnológica de mi generación (X), sin embargo, me adapto cada día a las exigencias del entorno donde interactúo.